Desarrollar el carácter de Cristo es la tarea más importante de la vida

 




“Nosotros damos a conocer a Cristo a todos, aconsejándoles y enseñándoles con toda la sabiduría que Dios nos da, pues queremos presentarlos a todos ante Dios espiritualmente maduros en Cristo.” (Colosenses 1:28 PDT)

Rick Warren, concuerda en que el Carácter de Cristo es el fin último de toda educación cristiana. Conformarse con menos es perder el punto en el crecimiento espiritual.

“De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo” (Efesios 4:13 NVI).

Desarrollar el carácter de Cristo es la tarea más importante de la vida, porque es la única cosa que vamos a llevar con nosotros a la eternidad. Jesús lo dejó bien claro en Su Sermón Del Monte; en que la recompensa eterna en el Cielo estará basada en el carácter que desarrollamos y demostramos aquí en la tierra.
Esto significa que el objetivo de toda nuestra enseñanza debe ser cambiar vidas, no solamente proveer la información. Pablo le dijo a Timoteo que el propósito de su enseñanza era desarrollar el carácter de aquellos a los que enseñó:

“Debes hacerlo así para que el amor brote de un corazón limpio, de una buena conciencia y de una fe sincera” (1 Timoteo 1:5 NVI). Pablo le dijo a Tito lo mismo:
“Tú, en cambio, predica lo que va de acuerdo con la sana doctrina” (Tito 2:1 NVI).

El carácter nunca se construye en un salón de clases. El carácter se construye en la vida diaria. El salón para el estudio Bíblico es simplemente el lugar para identificar las cualidades del carácter y enseñar cómo se desarrolla el carácter. Cuando entendemos cómo Dios usa las circunstancias para desarrollar el carácter, somos capaces de responder correctamente cuando Dios pone oportunidades para construir el carácter.

Dios construye el carácter en nuestras vidas permitiendo experimentar situaciones en las que somos tentados a hacer exactamente lo contrario a tener un carácter de calidad. El desarrollo del carácter siempre involucra una elección. Cuando tomamos la decisión correcta, nuestro carácter crece más como el de Cristo.
Si quieres saber a qué se parece el carácter de Cristo, empieza por enumerar las nueve cualidades del carácter que nombra Pablo:

“En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio.” Gálatas 5:22-23 (NVI)

El fruto del Espíritu es una imagen perfecta de Cristo. Él encarnó las nueve cualidades. Si vas a desarrollar el carácter de Cristo, también debes tener estas cualidades en tu vida.
Cada vez que elegimos responder a una situación a la manera de Dios, en vez de seguir nuestra inclinación natural, desarrollamos el carácter. Por esta razón, Él permite todo tipo de circunstancias en la formación del carácter: conflicto, decepciones, dificultades, tentaciones, tiempos de sequía y retrasos.

Reflexione:
• ¿En qué circunstancias difíciles en tu vida, podría Dios estar tratando de construir tu carácter?

• Entendiendo lo anterior, ¿cómo cambia su actitud y su perspectiva en esta situación?

Posted in Reflexiones.

Deja un comentario