Algunos dicen que la Biblia fue escrita por Dios. ¿Pero en realidad, quién escribió los libros de la Biblia?

¿Quién escribió la Biblia?

Autor:  Norton Herbst

© ExploreGod.com

Algunos dicen que la Biblia fue escrita por Dios. ¿Pero en realidad, quién escribió los libros de la Biblia?

La libros de la Biblia son las Sagradas Escrituras. Otros ven estos escritos meramente como cuentos fantasiosos o curiosidades históricas.

Los cristianos consideran la Biblia como la palabra de Dios. Aunque reconocen que Dios usó a varias personas para escribir cada parte del canon bíblico, los cristianos ven a Dios como el autor último de la Biblia. Ellos creen que Dios se revela a sí mismo y da sus propósitos para nosotros a través de ese texto.

Pero sin importar los antecedentes de su fe, la mayoría de las personas coinciden en que la Biblia es una magnífica obra literaria, algo desalentadora. Y todos los que lo leen eventualmente se hacen una pregunta importante: ¿Quién escribió la Biblia? ¿Quiénes fueron las personas que escribieron primero las palabras del libro más popular de todos los tiempos?

Primeros Puntos

Para empezar, debemos reconocer que las escrituras de la Biblia vienen de docenas de diferentes autores y el espacio aquí no nos permite un tratamiento exhaustivo de cada uno. Además, no estamos seguros de quién escribió la mayoría de los libros de la Biblia. Ningún libro, en su forma original, vino con una página de título, y pocos proporcionan detalles sobre su autoría. En esencia, la mayoría de los libros de la Biblia son simplemente anónimos, una característica común de la literatura antigua.

Otra característica que complica esta discusión es el papel de otras personas en todo el proceso. Muchos autores antiguos utilizaban secretarias para transcribir sus obras; a veces incluso daban a estas secretarias libertad para parafrasear. Otras obras fueron editadas y recopiladas de numerosas fuentes. Por ejemplo, algunas obras históricas del Antiguo Testamento fueron reunidas de actas judiciales, documentos reales y algunos relatos diferentes ya existentes.1

También debemos recordar que el mensaje de estos libros era invariablemente más importante que la autoría de ellos. Por ejemplo, a pocos les importaba quién realmente había documentado los códigos de derecho que se convirtieron en grandes porciones de varios libros del Antiguo Testamento. Lo que era importante era la legislación en sí misma. Lo mismo era verdad de los relatos históricos y los mensajes que los profetas predicaron.

Hay excepciones. Por supuesto, una carta de una persona a otra tenía un elemento personal que hacía la autoría relevante. Pero en general, las escrituras de la Biblia comúnmente no se ocupan de identificar a sus autores.

Cinco Ejemplos

Con estas características en mente, echemos un vistazo a cinco libros bíblicos y sus autores.

Éxodo

El libro del Éxodo es famoso por sus relatos sobre la liberación de Israel de Egipto y la entrega de los diez mandamientos de Dios a Moisés. La tradición le asignó autoría a Moisés. Los judíos y primeros cristianos creían que él era la persona más probable para registrar estas historias y leyes para la posteridad. Sin embargo, existen muy pocos indicios en el mismo libro o evidencia histórica de que Moisés fue el autor. Es posible, pero no lo sabemos con certeza.

Amós

El libro de Amós es un libro profético. Sabemos muy poco sobre este hombre llamado Amós excepto lo que aprendemos de él en la primera línea del libro: Era un pastor que vivió durante el reinado de Jeroboán II en Israel. El resto del libro es una colección de sus mensajes. En cierto modo, podemos decir que este hombre llamado Amós es por lo tanto, el autor. Sin embargo, nuestro conocimiento de él es muy limitado. Debemos recordar que alguien más probablemente recogió, editó y publicó estos mensajes en un tiempo posterior.

Lucas y Hechos

El libro de Lucas es una de los cuatro relatos del Evangelio de la vida de Jesús. Estrictamente hablando, el libro es anónimo; el nombre de Lucas no se menciona en el texto. Pero el libro está dirigido a un hombre llamado Teófilo2 y el libro de Hechos está dirigido a Teófilo también.3  Además, la escritura, el estilo y el énfasis son similares en los dos libros—tanto, que la mayoría de los eruditos los ven como dos volúmenes del mismo autor.4

Según las pruebas del libro de Hechos y la tradición de la iglesia temprana, Lucas—un compañero de viaje de Pablo—fue el autor de dos libros. Algunos eruditos han ofrecido alternativas, pero la evidencia de autoría de Lucas es bastante convincente.

Filemón

El breve libro de Filemón es una carta que abre con estas palabras: “Pablo, prisionero de Cristo Jesús, y el hermano Timoteo, a ti, querido Filemón, compañero de trabajo, a la hermana Apia, a Arquipo nuestro compañero de lucha, y a la iglesia que se reúne en tu casa.”5 Pablo también escribe más adelante: “Yo, Pablo, lo escribo de mi puño y letra.”6 Este es un ejemplo en la Biblia donde la autoría es obvia en el texto mismo.

Autoría del Antiguo Testamento

Dados los ejemplos anteriores, aquí están algunas sugerencias en relación con la autoría de cada una de las secciones principales de la Biblia.

El Antiguo Testamento, también llamado la Biblia hebrea, describe acontecimientos que tuvieron lugar aproximadamente entre 2000 – 400 ADC. El proceso final de edición y compilación de los libros sucedió entre 400 – 100 ADC. Dado lo genuinamente antiguos que son estos documentos, los historiadores tienen menos confianza acerca de su autoría original. Lo mismo es cierto en el caso de otra literatura antigua de este período de tiempo.

Pentateuco

“Pentateuco” significa “cinco volúmenes” y se refiere a los primeros cinco libros de la Biblia: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. Tradicionalmente, los judíos y los cristianos creían que Moisés los escribió. Ciertamente tuvo un papel en la configuración del contenido de los libros dado su liderazgo de las tribus de Israel y su mediación en los códigos de derecho durante ese tiempo. Pero los estudiosos reconocen ahora que estos cinco libros fueron recopilados de muchas fuentes antiguas.7 Simplemente no podemos nombrar a un autor único o principal.

Libros Históricos

Los libros del Antiguo Testamento desde Josué hasta Ester siguen la historia de la nación de Israel después de su establecimiento en lo que llamaron la Tierra Prometida. Estos libros, también fueron compilados de muchas fuentes antiguas. Es posible que algunos de sus relatos proceden de sus homónimos—como Josué, Samuel y Esdras—y un autor desconocido designado por los investigadores como “el cronista.”

Poesía y Literatura de Sabiduría

Los libros de Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés y Cantar de los Cantares incluyen poemas, oraciones, canciones, proverbios y literatura de sabiduría. Algunas partes se certifican a David, otras a Salomón, otras a figuras menos conocidas. Pero teniendo en cuenta cuán antiguas son estas obras (especialmente Job), no podemos estar seguros de sus autores.

Profetas

Los libros proféticos del Antiguo Testamento se extienden desde Isaías hasta Malaquías. Cada uno fue nombrado después de su presunto autor. (La única excepción es Lamentaciones, un libro de lamentos poéticos sobre la destrucción de Jerusalén, tradicionalmente atribuido a Jeremías). Tenemos información acerca de algunos profetas, pero sabemos muy poco acerca de otros. Es probable que para muchos de ellos sus mensajes hayan sido compilados, editados y publicados más tarde por otros.

Autoría del Nuevo Testamento

El conjunto del Nuevo Testamento fue escrito probablemente en algún momento entre el año 40 – 100 EC. Contiene relatos históricos, cartas y un libro apocalíptico. Dadas las afirmaciones que hacen estos libros sobre Jesús y la riqueza de pruebas del manuscrito para estudiar, los eruditos han debatido su autoría más rigurosamente en los últimos años.

Evangelios y Hechos

Los cuatro relatos de la vida de Jesús tienen el nombre de sus presuntos autores: Mateo y Juan (cada uno de los doce discípulos) y Marcos y Lucas (compañeros de Pablo). Como comentamos anteriormente, Hechos describe el movimiento de la iglesia temprana y es el segundo volumen de Lucas.

Los relatos de los evangelios no identifican a sus autores; sólo se les llama Mateo, Marcos, Lucas y Juan porque líderes cristianos primitivos creían que estos hombres eran los autores. Algunos eruditos modernos han cuestionado esta autoría. Algunos sugieren que los relatos fueron escritos mucho después de lo que se pensaba. Otros investigadores creen que los libros fueron escritos antes y que hay buenas razones para confiar en los títulos originales y las autorías.

Cartas

Hay veintitrés cartas incluidas en el Nuevo Testamento. Trece son atribuidas al apóstol Pablo. La mayoría de esas cartas, como Filemón, son bastante indiscutibles. Algunas, como la 1 y 2 de Timoteo y Tito, han sido cuestionadas. Las otras diez cartas del Nuevo Testamento, desde Hebreos hasta Judas, se atribuyen a otros autores. Hebreos es el único libro sin ningún reclamo de autoría; se han sido ofrecidas sugerencias, pero nadie puede estar seguro.

Apocalipsis

El Apocalipsis es diferente a todos los otros libros del Nuevo Testamento. Una carta que normalmente se describe como literatura apocalíptica, probablemente fue escrita por el apóstol Juan (el mismo Juan pretendió haber escrito el Evangelio de Juan y las cartas de 1, 2 y 3 Juan).8

Autores y Autor

Las preguntas acerca de quién escribió la Biblia son importantes. A veces los cristianos se dejan atrapar tanto en el aspecto religioso de la Biblia que olvidan su propia calidad humana.

Estos eran personas reales: pastores, soldados, pescadores y al menos un fabricante de tiendas.9 Algunos eran élite: Salomón fue un rey. Algunos eran marginados: Jeremías fue encarcelado por el rey. Todos vivían en un mundo muy diferente al nuestro. Pero todos respondieron el llamado que creyeron les había sido otorgado para comunicar lo que era cierto, importante y digno de registrar para futuras generaciones.

Sin embargo, no debemos descartar la posibilidad de un Dios mismo reunió las historias de la Biblia para un propósito mayor. Tal vez él inspiró a hombres y mujeres para poner dudas y oraciones, esperanzas y sueños por escrito. A través de personas ordinarias, él nos dio un mensaje extraordinario.


  1. Por ejemplo, véase La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional © 1999, 1 Reyes 11:41; 14:19, 29.
  2. La Santa Biblia, Lucas 1:1–4.
  3. Ibid., Hechos 1:1.
  4. Como resultado, la mayoría de los estudiosos se refieren a estas dos obras colectivamente como Lucas-Hechos.
  5. La Santa Biblia, Filemón 1–2.
  6. Ibid., Filemón 19.
  7. Por ejemplo, el final del Deuteronomio describe la muerte de Moisés, un relato que por supuesto no podría haber escrito él mismo.
  8. Para una exploración más completa de los autores de cada libro de la Biblia, considera consultar las presentaciones del libro en la Biblia de estudio NVI © 2002, Zondervan. Se pueden encontrar en: http://www.biblica.com/en-us/bible/online-bible/scholar-notes/niv-study-bible/.
  9. Véase La Santa Biblia, Hechos 18:3.
  10. Crédito de Foto: Pearl / Lightstock.com.
Read the original article on ExploreGod.com »
Posted in Reflexiones.

Deja un comentario